Saltar al contenido

Quitar papel pintado vaporeta

El papel pintado o decorativo es una excelente opción cuando se quiere renovar un espacio sin mucho esfuerzo. Se puede cambiar el aspecto de un lugar en un abrir y cerrar de ojos. La complicación viene después, cuando el papel tapiz deja de ser algo hermoso o simplemente ya no gusta más. Para muchos es una tortura quitarlo de las paredes, pues se tarda mucho tiempo y suele ser muy engorroso.

Quitar papel pintado vaporeta

Pero la limpiadora de vapor puede ser el mejor aliado a la hora de enfrentarse al papel pintado. La fuerza y temperatura del vapor hará que despegar el papel de la pared sea más fácil y logre quitarse en menos tiempo. Algunos métodos son:

  • Para los más tradicionales, les basta usar simplemente agua en la vaporeta. Colocar el flujo de vapor en medio-alto e ir pasando el aparato por trayectos cortos y algo lentos, de manera que el vapor pueda penetrar de forma pareja y eficaz. Luego se procede a pasar la espátula y levantar el papel. Esto se puede repetir las veces que sea necesario.
  • Para los que les gusta los métodos un poco más casero y quizás un poco más rápido, se puede colocar una pequeña porción de jabón líquido en el depósito (siempre y cuando no se ponga en riesgo la vaporeta) y utilizar un vapor jabonoso para separar la pega del papel pintado y la pared. Luego se procede a emplear la espátula para levantar el papel humedecido.
  • Finalmente, para los más apurados y desesperados, pueden emplear un decapante a vapor. Este producto se disuelve en agua, se coloca en el depósito y se aplica junto con el vapor. Luego de pasar varias veces la vaporeta por la superficie, se deja actuar y se despega el papel con la espátula.

Cada usuario es libre de emplear el método que más cómodo le haga sentir, todos y cada uno son igualmente efectivos. Lo que puede variar es el tiempo que se tarda en quitar el papel, más no la eficacia.